Fue algo imprevisto. Ella me vio y se abalanzó sobre mí. Fue un abrazo febril, aturdidor, doloroso. Me llevo hasta la cama en medio del delirio. Extendió su abrazo y cubrió todo mi cuerpo de marcas. Algunas nunca desaparecerán.

Ahora que se ha ido, creo que nunca olvidare esos 10 días que compartí con Varicela en la cama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.