Benedict Cumberbatch interpreta aquí a un neurocirujano obstinado y egoísta, cuya tragedia personal lo lleva a unirse a una legión de místicos y aprender las complejidades de sus artes.